ADQUIERE "EL MITO DE LA TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA"

lunes, 13 de noviembre de 2017

" 'The Economist' respalda al régimen" (Revista Proceso, 12 de noviembre, 2017)

Ilustración que acompaña el artículo de "Bello" en The Economist
John M. Ackerman

La misma prensa financiera internacional que alabó tanto a Enrique Peña Nieto al principio de su sexenio, fabricando un supuesto “Mexican moment” de modernidad y desarrollo a partir de las “reformas estructurales”, ahora se lanza contra Andrés Manuel López Obrador.  Influyentes medios globales recurren una vez más a tesis disparatadas con el fin de legitimar al actual régimen autoritario mexicano, ahora de cara a las próximas elecciones presidenciales de 2018,

De acuerdo con Richard Ensor, corresponsal en México de la revista británica de corte neoliberal The Economist, hasta el mismo General Lázaro Cárdenas del Río supuestamente repudiaría el “populismo” de López Obrador. De acuerdo con el periodista, quien escribió el pasado 4 de noviembre bajo el pseudónimo “Bello”, el General Cárdenas era un político pragmático que construía instituciones, unificaba el país y se llevaba bien con los Estados Unidos. En contraste, el tabasqueño no es más que un demagogo que divide la nación, mina la institucionalidad democrática y provoca a Trump de manera irresponsable. Ensor remata con una cita de Cuauhtémoc Cárdenasque invita a diferenciar entre la “popularidad” constructiva del General y el “populismo” destructivo de otros líderes.

Ensor en realidad no hace otra cosa que repetir la misma estrategia utilizada por Peña Nieto para supuestamente justificar su reforma energética en 2013. En la exposición de motivos de su iniciativa de modificación constitucional que logró desmontar las conquistas de Cárdenas en la materia, el originario de Atlacomulco escribió con enorme cinismo que “la iniciativa que se somete a la consideración de esa Soberanía se basa en las ideas fundamentales de las reformas del Presidente Lázaro Cárdenas consecuentes con la expropiación petrolera de 1938”. Y remata señalando que “el espíritu de las reformas cardenistas fue nacionalista sin duda, pero también modernizador, visionario y pragmático.”

Los neoliberales están desesperados por presentarse como los verdaderos herederos de próceres de la patria como Lázaro Cárdenas. Basándose en mentiras, quieren arrebatarle de la izquierda el estandarte de la dignidad republicana...

SEGUIR LEYENDO AQUÍ

martes, 7 de noviembre de 2017

"In a Mexican Establishment Rattled by Corruption Scandals, Impunity Reigns" (ProMarket, Stigler Center, University of Chicago, 6 de noviembre, 2017)

John M. Ackerman

International corruption scandals put local criminal justice and legal systems to the test. Even highly corrupt or ineffective national institutions are often forced to kick into gear when put under an international spotlight. In recent years, cases such as Odebrecht, The Panama Papers, and Swiss Leaks have led to numerous powerful politicians and corporate executives being swept up by the dragnet in countries like Peru, Brazil, Egypt, Ecuador, Panama, Uruguay, and the Dominican Republic.

But in Mexico, impunity reigns supreme. Not a single person has been indicted, and much less convicted, for wrongdoing for any of these high-profile scandals. And when, a few days ago, one brave prosecutor tried to dig into the use of Odebrecht funds to finance president Enrique Peña Nieto’s 2012 electoral campaign, the prosecutor was summarily dismissed.

In Mexico, less than ten percent of all crimes are even reported to the authorities, according to official statistics. Of these, only two-thirds, or six percent of the total, are investigated. In general, the impunity ratestands at 99 percent. And when powerful individuals are involved, the numbers get very close to 100 percent.

Whenever an international corruption or tax-evasion scandal breaks out, Mexico is normally at the top of the list. Swiss Leaks unveiled the existence of enormous fortunes stashed in Swiss banks by some of the most powerful Mexican politicians and oligarchs, including Carlos Hank Rhon, Luis Téllez, and Alfredo Elías Ayub. The Panama Papers also directly implicated a series of top bureaucrats and contractors linked to the Peña Nieto administration, including Emilio Lozoya, Ricardo Salinas Pliego, Alfonso de Angoitia, and Juan Armando Hinojosa. And top officials of Odebrecht, and its partner Braskem, have given testimony in Brazil that suggests they funneled at least $10 million to top members of Peña Nieto’s team, both during the 2012 presidential campaign and in the context of negotiating oil refining contracts once Peña Nieto took power...

CONTINUE READING AT PROMARKET

lunes, 6 de noviembre de 2017

"Morena, en la encrucijada" (La Jornada, 6 de noviembre, 2017)

John M. Ackerman

Los chapulines pueden ser sumamente nutritivos si se digieren correctamente. La activa participación de las bases de Morena durante las próximas semanas puede garantizar que los saltamontes tan desprestigiados que hoy se arriman al nuevo partido sean obligados a someterse a la voluntad popular.

Más allá del seguro lanzamiento de Andrés Manuel López Obrador para la Presidencia de la República, Morena todavía no ha definido su cartera de candidatos para 2018. Por un lado, los pocos nombres que se han manejado en los medios de comunicación representan una pequeña fracción de los 3 mil 326 cargos de elección popular que estarán en disputa el 1º de julio de 2018. El partido todavía tiene más que suficiente tiempo para equilibrar los problemáticos perfiles externos con sólidos perfiles internos y ciudadanos.

Por otro lado, los aspirantes más cuestionados, como Miguel Barbosa, Félix Salgado Macedonio y Rutilio Escandón, todavía deben ser ratificados por el Consejo Nacional de Morena. Si no logran demostrar por la vía de los hechos su honestidad y su idoneidad, los militantes de Morena podrán simplemente negarse a dar su aval y así obligar a reponer el procedimiento de selección durante las precampañas oficiales.

Tal desenlace es poco probable en entidades como Ciudad de México, Veracruz o estado de México, donde los "coordinadores de organización" correspondientes cuentan con el firme apoyo de las bases del partido. Sin embargo, los chapulines con oscuros historiales en Puebla, Guerrero, Chiapas, Quintana Roo y Jalisco, entre otros, deben hacer esfuerzos olímpicos para acercarse y someterse humildemente a la militancia, así como demostrar su compromiso irrestricto con los principios del partido, si quieren salvar sus candidaturas.

Morena significa honestidad, lucha social y ruptura histórica. El nuevo partido ciudadano busca la destrucción de las viejas redes de corrupción, impunidad y violencia que mantienen en el poder a los oligarcas y políticos inmorales de siempre, para dar paso a nuevas redes de solidaridad, participación y justicia...

SEGUIR LEYENDO EN LA JORNADA

domingo, 29 de octubre de 2017

"Meade: el chapulín encubridor" (Revista Proceso, 29 de octubre, 2017)

John M. Ackerman

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) nos haría un gran favor a todos los mexicanos si elige a José Antonio Meade como su candidato presidencial para las elecciones de 2018. El Secretario de Hacienda encarna mejor que cualquier otro aspirante la continuidad del sistema PRIANista de corrupción, desigualdad y saqueo. La presencia de Meade en la boleta no dejaría duda alguna con respecto a la disyuntiva central de los próximos comicios: ¿continuidad o cambio?

Meade es hijo de un priísta, Dionisio Meade, y sobrino nieto de uno de los fundadores del PAN, Daniel Kuri Breña. Como buen tecnosaurio, estudió su licenciatura con Luis Videgaray en el ITAM y su doctorado en las escuelas “Ivy League” de los Estados Unidos, siguiendo el ejemplo de Carlos Salinas y Ernesto Zedillo.

A Meade no le interesan ni la justicia social ni el fortalecimiento institucional. Tampoco es un hombre carismático o atractivo que haya podido construir un liderazgo fuerte o una imagen propia.

Lo que más caracteriza a Meade es su fiel servilismo hacia el dinero y el poder. Los bancos y la impunidad son sus negocios favoritos. Es precisamente por ello que quienes comulgan con el sistema actual lo ven con tan buenos ojos.

Meade inició su carrera política durante el sexenio de Zedillo, como Secretario Adjunto de Protección al Ahorro en el Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), institución que fue creada en 1998 para legalizar el enorme fraude cometido bajo el paraguas de su institución antecesora, el Fondo Bancario de Protección al Ahorro (Fobaproa). Posteriormente, se incorporaría de lleno a los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, como Director General de Banrural, Subsecretario de Ingresos y Secretario de Hacienda, entre otros cargos...

SEGUIR LEYENDO AQUÍ

lunes, 23 de octubre de 2017

"El sexenio de la impunidad" (La Jornada, 23 de octubre, 2017)

Santiago Nieto y Emilio Lozoya
John M. Ackerman

La Procuraduría General de la República se encuentra lista para cerrar con broche de alpaca el sexenio de la impunidad. Sin procurador, ni fiscal electoral, ni fiscal anticorrupción, la institución responsable de procurar la justicia en el país deambula como zombi, muerto en vida, listo para archivar, congelar, desechar o simplemente desaparecer todos los voluminosos expedientes donde algún amigo, cómplice o socio de Enrique Peña Nieto pudiera estar implicado en algún delito.

El plan original de Peña Nieto era lograr la tradicional impunidad transexenal por medio de la colocación de personajes leales en las nuevas fiscalías general y anticorrupción. Al fracasar esta estrategia, el inquilino de Los Pinos aparentemente ha decidido pasar al plan B: simplemente desmantelar la PGR y hacer perdidizos los expedientes problemáticos.

Sólo un observador ingenuo creería que el senador priísta Raúl Cervantes haya renunciado su cargo de procurador general con el fin de "facilitar la transición a la nueva Fiscalía General de la Nación". El verdadero propósito de Cervantes sería evitar un futuro proceso penal por encubrimiento o destrucción de evidencias. Prefiere que uno de sus súbditos haga el trabajo sucio de limpiar las inmundas tropelías del sexenio, mientras él toma champaña y juega golf con sus amigos Emilio Gamboa y Jesús Murillo Karam.

El miedo no anda en burro. La lista de graves atropellos a la ley durante el sexenio actual no tiene fin: Ayotzinapa, Odebrecht, Nochixtlán, Javier Duarte, Los papeles de Panamá, Tepic, Tomás Yarrington, la Casa Blanca, César Duarte, Apatzingán, los cientos de presos políticos, Roberto Borge, Ixmiquilpan, Eugenio Hernández, Tlatlaya, el espionaje y el asesinato de periodistas, entre muchos otros escándalos...

SEGUIR LEYENDO EN LA JORNADA